lunes, 25 de abril de 2011

Macotera recupera el baile del paleo en la procesión del Domingo de Pascua

En Macotera se celebró como es tradición en el Domingo de Resurrección el Encuentro de Jesus y la Virgen. Este año intervino el grupo de Baile de Paleo de Macotera, una tradición recuperada despúes de algunas decadas por un grupo de mujeres de la localidad, que han trabajado durante todo el año  dirigidas por el macoterano Vicente Flores Bueno.
El próximo domingo volverán a actuar dentro de la programación paralela a la V Feria Agrolimentaria de Macotera.



Cuentan que tras un tiempo sin danzas, el día del Encuentro un grupo de macoteranas apadrinadas por Vicente, restauraron una tradición en el pueblo, todo un éxito y un acierto en el que pudimos disfrutar de una danza que parecía abandonada.



Con la plaza como testigo, mujeres danzantes se presentaron bajo los soportales, con ese brillo en los ojos de la ilusión, como cuando de niñas representaban algún acto de fin de curso, o cuando estrenaban su vestido de comunión. Posaban una y otra vez para las modernas cámaras, pues todos los allí presentes querían plasmar sus caras de ilusión, y a la vez de lógicos nervios, ese gusanillo del querer que todo saliera bien. Y bien que lo hicieron, en la danza y en el paleo, y hasta alguna se lució con voz de terciopelo. Tras la danza breve e intensa, el cálido aplauso de un pueblo que supo agradecer el gesto.
Y cuentan que el mismo brillo en los ojos de las danzantes, se lo llevaron a sus casas los que allí estuvieron, especialmente los mayores, que al fin y al cabo saben mejor que nadie reconocer el gesto del retorno a las tradiciones. Cuentan que incluso alguno subió al ·”sobrao” de su casa buscando los palos, como queriendo recordar que algún día también fueron danzantes
Cuentan y sabemos, que el resultado es fruto del esfuerzo de unas mujeres que robando un espacio a sus actividades diarias, han trabajado y entrenado duro para regalar al pueblo unas danzas desgraciadamente olvidadas. Todo un gesto de mujeres sin complejos que en lugar de lamentarse de tradiciones perdidas, se deciden a dar un paso adelante en su recuperación.
En este mundo que gira tan rápido, se agradece que gente se preocupe de volver a las raíces, de intentar transmitir a los siguientes generaciones tradiciones centenarias, de intentar que la herencia recibida no se pierda y que se transmita, porque al fin y al cabo esa es la misión..
Cuentan que con las mujeres actuaron unos muy jóvenes dulzaineros. También tranquiliza pensar que algo que nos identifica tanto con el pueblo como es el sonido de la dulzaina tenga garantías de seguir formando parte de nuestro futuro.

Y cuentan, que una vez acabado el baile la gente salió muy agradecida y orgullosa del gesto de sus paisanas.
Y cuentan además, que a pesar de haber finalizado la danza, alguna mujer danzante todavía conservaba el brillo en los ojos.

Sirvan estas líneas de agradecimiento a estas mujeres, que recuperando tradiciones pasadas, intentan impulsarse hacia el futuro.

Gabriel Garcia Losada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada