jueves, 7 de mayo de 2015

Macotera recupera su patrimonio oral

  • Editado un libro que recoge 30 loas a San Roque, tradición que tiene lugar cada 16 de agosto durante la fiesta grande de la localidad

El Ayuntamiento de Macotera y el área de Cultura de la Diputación de Salamanca presentaron ayer el libro recopilatorio de las loas a San Roque que ha editado la institución provincial. En total una treintena de estos poemas desde que se recuperó la tradición, allá por el año 1983, hasta nuestros días. En la presentación estuvieron los concejales del Consistorio macoterano, Antonio Gómez Bueno, Pedro Zaballos y Gabriel Madrid, así como uno de los prologuistas del libro, Arsenio Dacosta.

Son las loas macoteranas poemas que se declaman el día de la fiesta grande de la localidad, San Roque. Cada 16 de agosto, tras la misa, y tras los primeros momentos del popular baile de la charrada, los vecinos y visitantes detienen por un instante la alegría festiva para volver sus miradas al balcón del Ayuntamiento. Desde allí aquel que haya sido seleccionado entre todos los presentados leerá su poema, su loa a San Roque. Un texto en el que se suele repasar lo acontecido en el año, tanto en la villa como, en ocasiones, a nivel más general y en el que no suele faltar una mirada al pasado. Se trata de una tradición que viene desde principios del siglo XX, aunque puede que sea más antigua, como ayer señaló Arsenio Dacosta. Recuperada en los años 80 de la mano del mítico poeta popular Juan Zaballos ‘Machaca’, ha llegado a nuestros días convertida en una costumbre que se engarza con otras similares como las ‘relaciones’ de la Sierra de Francia, versos declamados que se conocen desde el siglo XIX y que recapitulan los sucesos del año. Un patrimonio oral, inmaterial, que viene desde tiempos ancestrales, según apuntó también Dacosta. «Hablamos de poemas dirigidos al santo sanador por excelencia, San Roque, responsable también de la ventura o desventura de las cosechas».
Una tradición, única en la comarca, «viva y pujante», como también resalta el otro prologuista de este libro, José Luis Puerto. «La loa macoterana se hace donde se tiene que hacer, sirviendo como nexo de unión entre el poder religioso y el civil, y entre el pasado, el presente y el futuro», se señala en ese prólogo, que, del mismo modo, destaca la relación entre la loa, el canto de los macoteranos a su patrón, y la literatura hagiográfica, la que trata sobre las vidas de santos, porque en muchas de las loas son frecuentes las referencias a la vida de San Roque, en un día, ese 16 de agosto, que para los macoteranos es «el primero del año, a partir del que se empieza a contar el tiempo».
Como decíamos, en este libro que recoge 30 loas de 11 autores tiene especial protagonismo la figura de Juan Zeballos ‘Machaca’, fallecido hace 21 años y verdadero impulsor gracias a su talento poético de la recuperación de esta tradición. Una poesía, la de Machaca, que se relaciona con los cantes populares, casi lorquianos, y que fue en su momento heredera de aquellos poetas de la tierra que compusieron loas en los albores del siglo XX. Es el caso de Antonio García Bueno, ‘Berbique’ o de Eliseo Rubio Bautista, cuyos poemas se conservan como testigos de un tiempo ya pasado en el que, por ejemplo, se hace referencia a sucesos como la peste que asoló la villa en 1885.
La intención tanto del Ayuntamiento como de los expertos investigadores en el patrimonio oral e inmaterial de la provincia es localizar loas más antiguas, anteriores incluso al siglo XX. Por ello, Arsenio Dacosta pidió desde el salón de plenos del Ayuntamiento macoterano que todos los vecinos de la villa «rebusquen entre sus papeles familiares» para así poder recuperar este material. El libro presentado ayer queda ya incluido en el catálogo de la Diputación de Salamanca, se podrá encontrar en todas las bibliotecas y bibliobuses y se pondrá a la venta a un precio de seis euros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada